Robos en los transportes públicos

Todos sabemos que los robos o hurtos existen en todo el mundo, incluso en nuestro querido país, aunque muchas personas y políticos se nieguen a aceptarlo, esto es algo completamente inevitable debido a que no se puede controlar la mente de cada uno de los individuos de una sociedad y, a pesar de las consecuencias que trae esta práctica, aún existen personas que prefieren optar por la vía “fácil” en lugar de trabajar para obtener sus propios recursos.robos en transportes publico

Claro que no podemos comparar España con muchos otros países con un índice de delincuencia realmente alto como México, Honduras o El Salvador, pero tampoco vivimos en un paraíso y les podemos asegurar que usted o alguno de sus conocidos ha sufrido un robo por lo menos una vez en su vida.

Los Robos ¿hasta que punto podemos prevenirlos?

Muchos solemos ir bastante confiados en cuanto a nuestra seguridad por la calle a cualquier hora y no estamos atentos al peligro que acecha constantemente: no sabemos con qué tipo de persona nos podemos topar y, por alguna razón o circunstancia, podemos ser víctima de un robo.

Estos hechos suelen suceder a altas horas de la noche cuando la mayoría de la gente está durmiendo o las calles se encuentran muy solas, pero eso no significa que no pueda suceder en otros lugares e, incluso, a plena luz del día.

robos

Según registros obtenidos gracias a las denuncias dejadas por los usuarios se tiene que desde el año 2007 hay un crecimiento exponencial de hurtos y robos en los transportes públicos, para esa fecha se recibían denuncias de al menos 50 hurtos y por lo menos 1 o 2 robos con violencia, cifra que hasta el día de hoy ya se ha duplicado.

¿A qué se debe este aumento de robos tan notable?

Sencillo, viene dado como resultado de la creciente crisis económica que sufre nuestro país y la alta tasa de desempleo que existe actualmente. Las personas que cometen estos actos tienen dos razones principales que son: vender los artefactos robados para satisfacer sus necesidades más básicas o, por el contrario, quedarse con los objetos por simple capricho.

Sabiendo lo importante que es esto sólo nos queda ser cuidadosos para no pasar un susto innecesario, simplemente debemos tratar en lo posible de no usar nuestro teléfono, ni siquiera con audífonos, mientras vamos en bus o metro ya que esto nos pone rápidamente en la mira de estos indeseados amigos de lo ajeno.